Vox Populi GTO

Vox Populi Guanajuato

Tigres de papel
Blogs Tigres de Papel

Chuck Norris no vendrá

Por Francisco Javier Mares

Siempre les pasa y no aprenden. Mientras las autoridades alistaban sillas, mesas, manteles y discursos para la firma del gobernador y cuatro alcaldes -León, Silao, Irapuato y Celaya-, de un convenio contra las adicciones con… Islandia, la región Laja-Bajío de Guanajuato, ardía. Arde.

La carretera Celaya-Juventino Rosas despertó bloqueada con autobuses y neumáticos en llamas. La versión oficial dice que en respuesta a los cateos de la Fiscalía Estatal y los militares que aseguraron armas, suministros, droga y billetes falsos a las fuerzas del huachicolero ‘El Marro’, al que será el sereno pero nomás no encuentran.

Reportes de Policía confirmaban unas 25 ejecuciones en dos jornadas en el territorio estatal. En Apaseo el Grande, seis personas fueron asesinadas la noche del martes. Otras tantas en San Francisco del Rincón. En Juventino Rosas, hombres armados irrumpieron en un hospital y ‘levantaron’ a cuatro heridos de bala. De manera simultánea, a otro más se lo llevaron de una clínica en Apaseo el Grande.

El caos. Las universidades politécnicas de Cortazar y Juventino Rosas suspendieron sus actividades y pidieron al alumnado de esos municipios y de Villagrán no salir de sus hogares.

En ese estado de cosas, violencia pura y dura, es que encuentra a Guanajuato el amago del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica (EUA), Donald Trump, de designar a los cárteles de la droga mexicanos, como ‘organizaciones terroristas’.

Predecibles hasta la náusea, en las redes sociales los bandos se abrieron como las aguas del mar rojo para satanizarse a placer: ‘¡VendePatrias!’; ‘¡Patrioteros!’ Inútil(es), porque las series de Netflix seguirán únicamente ahí…, en la pantalla. En la vida real, ir de la calificación de ‘grupos criminales’  a ‘organizaciones terroristas’ en la legislación norteamericana y en sus efectos multilaterales, es un poco más complicado.

El debate lo trajo a la mesa la tragedia de la familia LeBarón, a la que nueve de sus integrantes, seis menores y tres mujeres, les fueron asesinados el día cuatro en Sonora, Chihuahua, en un territorio en disputa por el Cártel de Sinaloa y La Línea, en hechos todavía ni remotamente esclarecidos.

“México no admitiría acción alguna que signifique violación a su soberanía nacional. Actuaremos con firmeza”, atajó de inmediato la cancillería mexicana, en tanto su titular, Marcelo Ebrard, gana tiempo para acordar una reunión de alto nivel con el gobierno de EEUU.

Estados Unidos tiene diferentes formas y grados para clasificar como ‘terrorista’ a una organización, explica a BBC Mundo (en texto que reproduce Animal Político), el experto mexicano Mauricio Meschoulam.

“La más severa es la de organización terrorista extranjera, que la decide el Departamento de Estado de Estados Unidos. Lo más grave que podría hacerse serían las misiones de combate que violen la soberanía y territorialidad de México…” Meschoulam, “duda mucho” que algo así llegue a suceder.

Así sea a tropezones, se abre paso la convicción de que la advertencia, una más, de Donald Trump respecto a México, no iría más allá del ánimo de alimentar el enamoramiento de sus seguidores -aquí y allá-.

DIEGO, LA DECLARACIÓN

Y es por eso que al centro de este galimatías llama la atención -y la toma de posición- apresuradas del gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

“Yo estoy a favor de que se les pueda denominar como terrorismo, porque no hay otra manera de explicar eso que intentan causar a la población, que es terror, el dejar cuerpos desmembrados, el dejar narcomantas, el hacer este tipo de acción el objetivo es causar terror en la población”, excusó el gobernador.

Rodríguez Vallejo inició su sexenio con el discurso romántico de la ‘profesionalización’ de las policías municipales. Caso perdido. Continuó con el acaparamiento de los ‘mandos únicos’. Cero resultados. Los efectivos de la Guardia Nacional, como antes los federales y los militares, van y vienen. Ninguna certeza. La desesperación parece aflorar detrás de su aceptación de la proclama trumpista.

El pero es que saltó de inmediato del refugio semántico a consentir, en sus declaraciones tempranas, las eventuales consecuencias que en los hechos tendría esa resolución.

“Creo que sí es adecuado -que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considere como terroristas a los cárteles de México-, el enemigo es quien genera la violencia”.

Es más, le preguntaron si avala una intervención del ejército de Estados Unidos en México, y respondió: “todo el apoyo es bienvenido, al final el enemigo, repito, son los generadores de violencia”.

Diría el clásico: ¿Pero qué necesidad?

LA JAULA

Este domingo, un año. Unos al zócalo, otros, del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución. Los primeros, seguro, se contarán por miles, los segundos amenazan con llevar hasta a Gabriel Quadri, si es necesario.

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *