Vox Populi GTO

Vox Populi Guanajuato

Tigres de papel
Blogs Portada Tigres de Papel

Gobernadores

Por Francisco Javier Mares

En el año 2000 en el que Vicente Fox ganó la elección presidencial, los gobernadores se intuyeron huérfanos. Asustados, primero, peligrosamente libres después. De pronto, ‘papá Presidente’ ya no estaba. Los priistas -y el resto, porque su modelo único es el priista-, descubrieron que ya no había quién sujetara la correa, ni a quién rendir cuentas.

Optaron por erigirse en reyezuelos.

Comenzaron a reunirse como novios a escondidas, unos cuantos las primeras veces. Tenían el antecedente de la Anago, la Asociación Nacional de Gobernadores que se creó en 1999 a iniciativa del ejecutivo de Tlaxcala, Alfonso Sánchez Anaya. Había que defender, dijeron, los recursos hacendarios, la distribución de los dineros y un ‘federalismo incluyente’ -palabreja que dominó el discurso zedillista los seis años anteriores-. El recién llegado a ‘Los Pinos’ hablaba de matar vívoras prietas y nadie sabía bien a bien de qué iría la cosa.

El 10 de agosto de 2001, se reunieron en Mazatlán 20 gobernadores, del PRI, del PRD y algunos del PAN incluido el de Guanajuato, a la sazón, Juan Carlos Romero Hiks. Su bandera fue “la transferencia de potestades, atribuciones y responsabilidades a las entidades federativas en materia de ingresos, deuda y gasto”. Apostaron por la descentralización y el federalismo. “Impulsar una reforma hacendaria que otorgase más facultades tributarias a estados y municipios.”

Así nació la ‘Conferencia Nacional de Gobernadores’, la Conago, a iniciativa del bloque perredista -a los panistas nos les agradaba mucho el nombrecito, pero hubieron de ceder-. Su primera sesión ordinaria se realizó en Tlaxcala, el 24 de agosto de 2002.

Con los años y la bienamada alternancia -de entonces a hoy han pasado por la presidencia de la República panistas, priistas y ahora morenistas-, los gobernadores han ganado voz, espacios y concesiones. Todo eso muy bien, salvo que hasta ahora no parece que sus gobernados ganen algo también.

La Conago, luego, por lo visto y actuado, les ha parecido insuficiente a los jefes de los ejecutivos estatales y envueltos en sus banderas partidistas la han balcanizado: los priistas se juntan con priistas; los panistas con panistas; los nenes con los nenes…

Al grupo con uno de los membretes de más reciente creación, se le  identifica como la ‘GOAN’, esto es, ‘Gobernadores de Acción Nacional’ -mención honorífica al creativo.

Forman ahí, quienes estuvieron el fin de semana anterior en Guanajuato, nada menos que en Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional -que es el nombre legal del municipio-: al anfitrión, el gobernador de Guanajuato Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, lo acompañaron Carlos Joaquín, de Quintana Roo; José Rosas Aispuro, de Durango; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; de Yucatán, Mauricio Vila; de Chihuahua, Javier Corral; de Aguascalientes, Martín Orozco; Francisco Domínguez, de Querétaro; y Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas.

ANDAMOS ARANDO

Que venían a analizar los impactos económicos que la emergencia sanitaria por el covid-19 ha dejado en las entidades que gobiernan. Que evaluarían el impacto en la salud y la economía, que hacen que México viva una ‘doble emergencia’. Que buscan que ‘se respete el federalismo’. Nada nuevo, pues, fue lo que discutieron en una sabrosa tarde de sol un sábado en Dolores.

En realidad hicieron ‘ronchita’ para quejarse: no han recibido apoyo del Gobierno federal ante la pandemia y han debido salir adelante solitos en la prevención y la mitigación de este mal. Y oootra vez, hablaron del reparto de las participaciones fiscales. “Libertad para gobernar desde lo local, con soberanía política y suficiencia económica, mediante un nuevo pacto fiscal en el que los estados cuenten con los recursos que en justicia nos corresponden y no sólo mediante la fórmula de la ley de coordinación fiscal, a todas luces vetusta, inequitativa e injusta”. Lo habíamos escrito ya: a ver si no nos sale más caro el caldo que las albóndigas…

No fueron muy lejos por la respuesta, en cuanto amaneció el presidente Andrés Manuel López Obrador se les fue encima en ‘la mañanera.’

“No pueden legalmente. Los gobernadores no pueden legislar en esa materia”, les dijo desde Veracruz, aduana en su segunda gira incomprensible en la cresta de la pandemia.

Ácido como le gusta retratarse, Amlo les recetó que: “Los estados no pueden legislar en esa materia, entonces ¿por qué lo hacen?, es propaganda… Es un asunto político y estrictamente llamando a las cosas por su nombre, politiquero,” en buen castilla, que es un asunto de cara a las elecciones del próximo año, definió el presidente.

En realidad el estandarte del reparto fiscal es viejo. De tanto en tanto gana primeras planas encabezado generalmente por las entidades del norte del país, marcadamente por Nuevo León. El alegato es que la federación no les regresa en una proporción sensata lo que ellos aportan -con esa premisa única, Gabriel Quadri ¿Se acuerdan del tipo? diría que la nación no debería mantener a ‘los flojos’ del sur del país, por ejemplo. 

En los días que corren, antes que los panistas, ese tema ya lo había traído a cuento, sí, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, quien pide que se revise el pacto para que se reasignen los recursos federales ‘de una manera justa y equitativa’. Le acompañaron en la tonada su homólogo de Jalisco, Enrique Alfaro, y el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme. Y en una de esas, hasta les asiste la razón. Por supuesto, el derecho a buscar una discusión con el presidente de la República. Ahora, de eso a lanzar una ‘Proclama’, hay en el medio el espacio de un estadio.

Los gobernadores de la ‘GOAN’, vinieron, comieron, grillaron y se fueron. No faltó quien dijera en las redes que se marcharon aprisita huyendo de la violencia en estas tierras.

Y es que esa es precisamente la asignatura que hace un poquito difícil entender cómo al gobernador Diego Rodríguez le alcanza el tiempo para tanta tertulia, cuando los asesinatos en la entidad dominan el mapa rojo del país. Tenemos a Irapuato catalogada como la cuarta ciudad más violenta ¡Del mundo!

Eso, por una parte, por la otra, el saldo mortal del ‘Covid19’ que escala a ciencia y paciencia de alcaldes como el de León, Héctor Germán René Lopez Santillana quien solapa hasta extremos de complicidad a permisionarios del transporte urbano y a líderes tianguistas, que se han pasado por debajo del arco del triunfo toda restricción de cualquier jornada de sana distancia.

¿Y el gober? En la grilla.

LA JAULA

El abogado Marcelino Trejo arranca precampaña por su candidatura a Alcalde de León en ‘Las Joyas’, con el padrinazgo de Manuel Mancilla ¿O el mítin de uno y el ‘Fuera Garfield de Morena’ del otro en el feis fue mera casualidad

Correspondencia:Tigresdepapel001@gmail.com

Twitter: @TigresDePapel

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *