Vox Populi GTO

Vox Populi Guanajuato

Tigres de papel
Blogs Destacado Portada Tigres de Papel

El gobierno del crimen

Por Francisco Javier Mares

Tiempo ha que las ejecuciones a balazos, las víctimas descuartizadas, los cuerpos colgados de los puentes, los tiroteos en las zonas urbanas, las fosas clandestinas, la desaparición y la trata de personas, los feminicidios, la extorsión y el secuestro, los cierres carreteros, la quema de automóviles y tractocamiones, los incendios a tiendas de conveniencia y departamentales, viviendas, talleres y bares dejaron de ser asuntos de ‘nota roja’ en Guanajuato: son la expresión más pura de la ingobernabilidad.

Su expresión es tan evidente, que no necesita demostración: suma de muertos, heridos y desaparecidos; un impacto económico sostenido e incalculable en daños y nulas garantías para las inversiones; rota la convivencia social; falta absoluta de cohesión política.

El gobierno del estado ha sido incapaz -y no de este sexenio, de garantizar un mínimo de seguridad a los ciudadanos en sus personas y en su patrimonio -primera obligación de cualquier autoridad. Los responsables de la prevención y la persecución del delito se sostienen a pesar del repudio generalizado -si a la ‘Vox populi’ nos atenemos-, y lo mismo ocurre en el microcosmos municipal sin distingo de los signos políticos origen de sus autoridades.

Lo mismo si se trata de Salamanca, donde la alcaldesa morenista Beatriz Hernández solo pide que el trienio acabe, que en municipios panistas como León, que sufre a Héctor Germán René López Santillana, un alcalde displicente, ineficiente y ausente; Irapuato ostenta índices de violencia que rompen las marcas internacionales, mientras a un irascible Ricardo Ortiz se le agota el discurso autocontemplatorio; o Celaya, bajo el gobierno formal de Elvira Paniagua y el real del crimen, esto sin posibilidad de discusión alguna.

La violencia campea en Guanajuato. Si en el corredor industrial quebró a la columna vertebral económica y poblacional del estado bajo la presión del crimen organizado por centímetro cuadrado, alcanzó ya al Noreste con San Luis de la Paz como cabeza de playa; Ocampo al Norte; en Moroleón y Uriangato, zahúan del sur, las balaceras musicalizan las noches; más al fondo, Salvatierra, Acámbaro, Coroneo, Jerécuaro hicieron tragar a Guanajuato el discurso manido del ‘blindaje’ de ‘la frontera con Michoacán’ por aquello del contagio delincuencial y el ‘efecto cucaracha’ de los criminales en busca de aguas más sosegadas. Ahora es Michoacán quien se cuida de Guanajuato. Lo dijo ya Querétaro y pronto lo dirá el mismísimo Jalisco.

El gobierno del estado no sabe qué hacer. Esperar un combate parejero de las policías municipales al crimen organizado, es ridículo. De la incorporación de las fuerzas federales, la marina y el ejército en la brega local, ya nos ocuparemos líneas más adelante. Antes, Celaya. Lo que ocurrió la tarde/noche del sábado en ‘la dulce Celaya’ como núcleo de la violencia, desnuda la ingobernabilidad en Guanajuato…

A la irrupción de los federales en las comunidades con presencia del crimen organizado, el ‘Cártel Santa Rosa de Lima’ respondió con fuego.

Y no solo fue Celaya.  Esa organización hundió en la violencia, en una misma jornada a Dolores Hidalgo, Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, San Luis de la Paz, San José Iturbide, Valle de Santiago, Salvatierra, Juventino Rosas, Salamanca, Cortazar, Acámbaro y Tarimoro. 47 embestidas armadas entre incendios, balaceras, saqueos y bloqueos.   

EL IDIOMA DE LAS ARMAS

El recuento de la violencia en Celaya que hace el diario ‘Correo’, deja sin aliento:

“Los incendios de vehículos fueron sobre el Libramiento Sur a la altura del kilómetro 15+350. Un taxi fue quemado en las inmediaciones de la colonia Benito Juárez. En la zona centro fueron incendiados un vehículo particular y un taxi de los verdes. En la carretera a Salvatierra a la altura de las comunidades Ojo Seco, Santa María del Refugio y Michinelas, un autobús, un tractocamión y una camioneta. En la colonia Jardines fue incendiado un Nissan March; en la colonia Los Fresnos un camión de la empresa Atucsa; y en la carretera a San Miguel Octopan un camión de pasajeros. Ocurrieron además en la colonia La Trinidad, y en las comunidades de Michinelas y Rincón de Tamayo. Un tráiler en la alterna a Villagrán a la altura de la colonia Girasoles, y un automóvil en la colonia El Vergel. El incendio de dos tiendas ‘Bodega Aurrerá’ en la avenida Francisco Juárez y en la colonia San Antonio. Dos gasolineras en la carretera a Juan Martín y en la calle de Morelos en la zona centro de Celaya, en ambas hubo detonaciones de arma de fuego. Incendio de un Oxxo más en la colonia Jardines. Otro en la mueblería ‘Florence Art’ del bulevar Adolfo López Mateos de la colonia Insurgentes, donde se hicieron detonaciones al aire y se prendió fuego…”

En el epílogo, video en redes, José Antonio Yépez, ‘El Marro’, jefe del Cártel de marras, cabizbajo primero, retador enseguida amaga: «No voy a rajar bandera. Siempre voy a estar con ustedes (…) Aunque me dejen solo como un pinche perro…» En una segunda proyección, lamenta la detención de su madre en la revuelta -de su madre y su hermana confirmaría luego la Sedena-, y amenaza otra vez: «les voy a poner a peso el kilo…» O está muy próxima la caída de ‘El Marro’ o el infierno se deja ver entero.  

Los asesinatos no cesan en Guanajuato. En el corte más reciente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el sábado, somos líderes indiscutibles: de enero a mayo, 1 mil 903 homicidios. A nivel nacional el registro es de 14 mil 631 víctimas, bien, pues el 13 por ciento es de Guanajuato. El acumulado enero-mayo 2020 es 27 por ciento mayor al mismo récord del año pasado.

El escándalo es tal que la Embajada y los Consulados de EU en México alertan a sus ciudadanos de la violencia en Celaya y su zona de influencia. Dieron cuenta de los hechos. Recomiendan evitar circular por estas carreteras; seguir de cerca las noticias locales y las instrucciones de los funcionarios; mantener a familiares y círculo de amistades al tanto de su paradero.

No todo son balas -y no afortunadamente. El gobernador Diego Rodríguez se esmera en despuntar en el reparto de los gobernadores que se oponen de manera sistemática a las políticas federales -el protagonista es Enrique Alfaro, el gobernador de Jalisco-. Mientras el Cártel Santa Rosa de Lima tomaba por asalto 13 municipios de Guanajuato, su gobernador exigía desde Monterrey la cancelación del tren Maya…

De acuerdo con el columnista Salvador García Soto, el presidente ordenó a Hacienda negar su aval a los créditos que apuran los estados. Esto habría pasado ya con el gobernador de Querétaro Francisco García -4 mil 600 millones-, y sucedería con las pretensiones del gobernador de Jalisco Enrique Alfaro -6 mil 200 millones de pesos…, y de Guanajuato, Diego Rodríguez -5 mil 350 millones de pesos -la Ley de Deuda Pública y Disciplina Fiscal les obliga a la aprobación de la SHCP.

El Congreso de la Unión iniciaría un periodo extraordinario para reasignar el 10 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación, 600 mil millones de pesos, para atender las consecuencias sanitarias, económicas y sociales del ‘Covid19’ en los estados, los municipios y la ciudadanía en general. Se persigue que el  ajuste anime la reactivación económica vía incentivos a pequeñas y medianas empresas.

Ah, pero en vía de mientras, la presidenta de la Cámara de Diputados, la panista Laura Rojas, presentó ante la SCJN una controversia constitucional contra el acuerdo del Ejecutivo federal para disponer de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad…, sería bueno conocer qué opinan en Celaya.

LA JAULA

En un infortunado accidente murió el médico Sergio López Padilla. En el 88 peleó y perdió la candidatura panista a alcalde de León con Carlos Medina. Luego no le gustaron los modos y, hombre serio y honrado, se retiró discreto (q.e.p.d)

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com

@TigresDePapel

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.